lunes, 12 de junio de 2017

Albiasu-Betelu. Malloak, Aralar, Euskal Mendiak



El autobús, lleno de algunas de las familias más animosas de Amara Berri ikastetxea, avanzaba entre la niebla y entre los prados con la hierba chorreando, camino de Albiasu, uno de los mejores miradores de las Malloak de Aralar.

Varias personas adultas paseaban, a esas tempranas horas, haciendo honor a su saludable costumbre, paragüas en mano. 

Uno de los paseantes que venía de frente hizo gestos al chófer cuando se acercaba hacia ellos. Reduce la marcha, y: "os habéis equivocado, por aquí vais mal". "No, no, gracias, vamos bien". Risas. No íbamos a Senda Viva, no. 

Toda una metáfora de que bien pudiera tener razón. Ïbamos mal... ilusos de pretender encaramarnos a las Malloak, por prados, lomas y bosques, hasta Frantsesko erreka e incluso Beloki... una quimera. 

Tres o cuatro veces habían circulado mis compañeros de ABMM por allí, entre Albiasu y Albi, en lo que debería haber sido probablemente la excursión más bonita de estos últimos años. Pero tocó así, y entre días soleados y calurosos, entró una cuña de mal tiempo y nos obligó a descartar la actividad estrella. Así pues activamos el "Plan B". 

El citado plan alternativo fue reconocido el día anterior, sábado, por Pablo, "mariscal de campo" de esta actividad. Se pegó una paliza de más de 22 km. para reconocer el trayecto entre Albiasu, Errazkin, Intza y Betelu. Es decir, un recorrido "de valle", bajo el sector SE de las Malloak. 

Pie a tierra ya, y con poco tiempo para el cachondeo, emprendimos la marcha. La primera parte de la ruta consistía en bajar desde Albiasu hasta el valle (entre Errazkin y Lezaeta). El sendero, estrecho, embarrado, dentro del bosque, divertido. Yo circulaba con un niño llamado Sasa ("erizo" en ruso, como él mismo me indicó) que iba encantado de verse en aquella tesitura: jugando a no caerse por el barro y las piedras empapadas.

La lluvia arreciaba y aquello estaba cogiendo un color incierto. Llegados al punto más bajo, vadeamos un arroyo que bajaba crecido, e hicimos la única parada para picar algo de toda la excursión. 

Tras reagruparnos y transcurrido un cuarto de hora aproximadamente, continuamos un rato sin lluvia. Llegando a Errazkin, en plenas rampas hacia las alturas, el cielo volvió a echar el candado a las nubes que se cerraron sobre todo el valle de Araitz y nos sumergieron en una lluvia densa y continua. 

Tanto sería, que un niño (véase el buen ánimo reinante), dijo algo como: "tengo los pies tan mojados, que parece que voy pisando natillas". 

Y lo cierto es que, yo que avanzaba con una mezcla de contrariedad y preocupación, los niños y los padres y madres demostraron una confianza en nosotros y una predisposición al "sufrimiento" dignos de elogio. Es por ello que desde ABMM os mostramos nuestro agradecimiento. 

El Plan B se truncó también, pues en el momento en que debíamos tomar el sendero en balcón hacia Intza, decidimos abortar y retornar a Errazkin para enlazar directamente con el GR20 y llegar antes a Betelu. 

El camino restante fue muy bueno, y aunque yo iba un poco flan, preocupado por los niños (algunos de ellos bastante pequeños y de aspecto frágil), la última parte se desarrolló sin más incidencias. 

Llegados a Betelu, disfrutamos del gran momento de ponernos ropa y calzado secos, comer algo y tomar algo caliente en la taberna del pueblo. 

Repetimos: muchísimas gracias por vuestra confianza, y nos vemos en el monte allá por octubre.

Feliz verano,
Pablo, Fernando, Andoni, Martín, Iñaki. 











Autobusa, Amara-Berriko familia kementsuenetariko batzuekin, lainoaren eta belarrari ura darion belardien artean zihoan, Albiasurako bidean, Aralarko Malloak ikusteko begiratokirik hoberenetariko bat.

Hainbat heldu, ordu goiztiar horietan, paseatzen ari ziren, ohitura onari arreta emanez, aterkia eskuetan.

Aurrez aurretik zetorren paseari batek keinuak egin zizkion gidariari haiengana zihoanean. Abiadura moteldu eta: “oker zabiltzate, hemendik gaizki zoazte”. “Ez, ez, eskerrik asko, ondo goaz”. Irriak. Ez gindoazen, ez Senda Vivara.

Arrazoizkoa izan litekeen metafora osoa. Gaizki gindoazen... Malloak igotzeko asmoa zuten inozoak, belardietatik, muinoetatik eta basoetatik, Frantzesko errekaraino edo Belokiraino ere... amets hutsa!

Hiruzpalau aldiz ibili ziren hortik ABMMko nire kideak, Albiasu eta Albiaren artetik, azken urteotako txangorik ederrenetariko bat izan behar zuenean. Baina horrela atera zitzaigun, eta egun eguzkitsu eta berotsuen artean, eguraldi txarreko unea sartu zitzaigun eta jarduera nagusia alborarazi zigun. Hala ba, “B Plana”ri ekin genion.

Aipaturiko hautazko plana aurreko egunean, larunbatean, arakatu zuen Pablok, ekintza honen “landa-mariskala”. 22.km baino gehiagoko lana hartu zuen Albiasu, Errazkin, Intza eta Betelu arteko bidea aztertzeko. “Haran-bidea” alegia, Malloakeko HE sektorepean.

Behin lurrean eta txantxetarako denbora gutxirekin, martxari ekin genion. Ibilbidearen lehenengo zatia Albiasutik haraneraino jaisteko zen (Errazkin eta Lezaetaren artean). Bidea, estua, lokaztua, basoaren barruan, alaia. Egoera horretaz gozatzeko aukeraz liluratuta zegoen Sasa (“trikua” errusieraz, berak esan zidanez) izeneko haurtxo batekin nindoan ni: lokatzarengatik eta blai egindako harriengatik ez erortzeko jolasak egiten.

Euria zakartzen ari zen eta bide ezjakina hartzen ari zen egoera. Punturik baxuenera ailegatuta, hazita zetorren erreka gurutzatu genuen eta txango osoko geldialdi bakarra egin genuen mokaduren bat hartzeko.

Berriro elkartuta eta, gutxi gora behera, ordu laurdena pasata, euri gabeko unetxo bat izan genuen. Errazkinera iristen ari ginela, gorako bidean, zerua berriro itxi zitzaigun eta hodeiek Araitz harana erabat estali zuten eten gabeko euri ugaripean geratu ginelarik. 

Hain izango zen honela, haur batek (animo onaren ikurra) halako zerbait esan zuela: “hain ditudan oinak bustita, arrautza-esne zapaltzen ari naizela dirudiela”.

Eta egia esateko, ni neu ere nahigabe eta kezkaren nahasketaz nindoan, haurrek eta gurasoek guregan konfiantza handia azaldu zuten eta “oinaze”rako jarrera txalogarriak. Horrexegatik, ABMMtik gure esker onak agertu nahi dizkizuegu.

B plana ere zapuztu zitzaigun, Intzarantz balkoi bidea hartu behar genuen momentuan bertan behera uztea erabaki baikenuen eta Errazkina bueltatzea GR20rekin zuzenean bat egiteko eta Betelura lehenago iristeko.

Gainontzeko bidea ona izan zen eta ni urduri xamar egon arren, haurrengatik kezkatuta (batzuk nahiko txikiak eta ahul itxurakoak), azkeneko zatia arazorik gabe garatu genuen.

Betelun geundelarik, arropa eta zapata lehorrak jartzearen, jatearen eta herriko tabernan zerbait beroa hartzearen momentu atsegina gozatu genuen.

Berriro diogu: mila esker zuen konfiantzarengatik, eta urria aldean elkar ikusiko dugu mendian.

Uda ona izan!


Powered by Wikiloc

Agradecimientos: Harizalde Natur Elkartea, Kimboa bar, Izadi kirolak, eta R. Álvarez.

martes, 9 de mayo de 2017

Orio-Kukuarri-Igeldo. Mendizorrotz, Costa Cantábrica









[castellano] El pasado 2 de abril pudimos, a la segunda intentona, realizar la travesía entre Orio e Igeldo. Nuestro plan inicial era realizar la actividad en febrero y desde Igeldo a Orio, que es más sencilla, pues se baja más que se sube.

Sin embargo, el día de febrero que estaba previsto salió muy malo y tuvimos que suspenderla. Posteriormente, y tras una reunión “de bar” de los organizadores, decidimos anular la salida de Etxalar y sustituirla por la de Orio, en el mes de marzo.

A pocos días del día “D”, desde DBUS nos denegaron el servicio que habíamos pedido con suficiente antelación, que nos iba a permitir llegar en un bus especial desde Amara hasta el camping de Igeldo. El motivo: la celebración de la Media Marathon de Donosti.

Así pues, la solución menos mala fue cambiar el sentido de la marcha y acercarnos a Orio en Euskotren, con lo que nos olvidábamos de los líos de los cortes de tráfico por la ciudad. A cambio, un poco más de esfuerzo.

Aun así y todo, a la hora de la verdad sufrimos más de un 65 % de bajas respecto a la lista de inscritos, ya que la previsión era cambiante y regulera. Sin embargo, yo personalmente lo veo como una falta de motivación suficiente… Esto, sumado a que no había un desembolso monetario previo, es por lo que el “vínculo” con la actividad era débil y se llegaron a producir tantas bajas. Así lo veo yo, al menos. Realmente la previsión no era para tal desbandada, pero son los “gajes del oficio”, que asumimos sin problema.

Salimos a las 9:50 desde la estación de Amara, para llegar sobre las 10:15 a Orio. La lluvia no aparecía, y no llegó a hacerlo en todo el día, o sea que no nos mojamos.

En la marcha había niños pequeños, de unos 5-6 años, y yo vi a todos circulando perfectamente todo el día, y pregunté a varios…

La primera parte, hasta la cima de Kukuarri, circula de cara al mar, sobre acantilados, pasando junto a algún baserri, y sudando alguna cuesta incómoda. En la cima, la conocida talla de Oteiza, junto a la cruz blanca.

Pudimos estar un rato tranquilos, comiendo y bebiendo, con el océano a un lado y buena parte de los montes de Gipuzkoa al otro. Xabi Rubio, por su lado, nos regaló unas palabras sobre los valores naturalísticos y etnográficos del macizo de Mendizorrotz, para cuya área se ha solicitado una primera figura de protección medioambiental. Ojalá lo consigan.

Una vez descendidos de las suaves lomas nor-orientales de Kukuarri, enlazamos con el “Camino de la Costa”, que cada año ve pasar más y más peregrinos.

P.D.1: en Donosti, gran capital cultural y nuevo faro de Occidente del turismo, no hay un mísero albergue dedicado ex-profeso a este fin… “mochileros no, gracias…”.

P.D.2: El bajón de personal no fué sólo por la meteo. Hubo gente que canceló porque la excursión era más dura en ese sentido (cambiamos la edad mínima) y se habían apuntado con críos pequeños de 4-5 años. Pablo dixit (mínimo dos familias).



[euskaraz] Aurreko apirilaren 2an lortu genuen, bigarren saiakeran, Orio eta Igeldoren arteko zeharkaldia burutzea. Gure hasierako plana jarduera otsailean egitea zen eta Igeldotik Orioraino, errazagoa baita gehiago dagoelako jaisteko igotzeko baino.

Hala ere, aldez aurretik jarrita zegoen otsaileko eguna oso txarra atera zen eta bertan behera utzi behar izan genuen. Geroago, eta antolatzaileen “taberna”ko bileraren ondoren, Etxalarrerako irteera deuseztatzea erabaki genuen eta horren ordez Oriorakoa egitea, martxoan.

“E” egunerako gutxi falta zela eta DBUSetik, dexente aldez aurretik eskatutako zerbitzua uko egin ziguten. Zerbitzu honek lagunduko zigun autobus bereziaz Amaratik Igeldoko kanpineraino ailegatzeko. Ukatzearen arrazoia: Donostiako Maratoi Erdia.

Gauzak honela, irtenbiderik aproposena ibilbidearen norabidea aldatzea izan zen eta Oriora Euskotrenez hurbiltzea; honela hiritik barreneko trafiko mozketak ahaztuko genituzke. Honen truk… esfortzu handiago bat.

Hala eta guztiz ere, benetako orduan inskribatutakoen zerrendatik %65 baino gehiagoko baxak izan genituen aurreikuspen aldakorra eta irregularra.

Alabaina, ni neu nahikoa motibazio falta moduan ikusten dut… Honek, gehi aldez aurretik ez zegoela ordainketarik, ez zuen behar adinako “lotura” jarduerarekin sortu eta hortik hainbeste baxa. Honela ikusten dut nik, gutxienez. Egia esateko aurreikuspena ez zen horrelako alde egitea izateko baina “lanaren nekeak” holakoxeak izaten dira eta arazorik gabe onartzen ditugu.

9:50ean atera ginen Amarako geltokitik eta 10:15ean iritsi ginen Oriora. Euria ez zen agertu eta ez zuen egin egun osoan, beraz, ez ginen busti.

Ibilaldian haur txikiak zeuden, 5-6 urte ingurukoak, eta denak ikusi nituen oso ondo ibiltzen egun osoan zehar, eta batzuri galdetu nien…

Lehenengo zatia, Kukuarri gain arte, itsasoari begira doa, itsaslabarren gainetik, baserriren bat zeharkatuz, eta aldapa ezerosoren bat igoz. Goain, Oteizak eginiko tailla ezaguna, gurutze zuriaren ondoan.

Unetxo batez lasaitasuna izan genuen, jaten eta edaten, itsasoa alde batera eta Gipuzkoako mendi asko bestera. Xabi Rubio, bere aldetik, Mendizorrotz mendigunearen natur- eta etnografiko-baloreei buruzko hitz batzuk eman zizkigun. Eremu honetarako ingurumen-babesarako lehenengo figura bat eskatu egin da. Ondo legoke lortuko balute!

Behin Kukuarriko ipar-ekialdeko muin gozoak jaitsita, “Kosta-bidearekin” bat egin genuen. Honetatik urtez urte gero eta erromes gehiago pasatzen dira.

P.S.1: Donostian, kultur-hiri buru handia eta turismoaren Mendebaldeko faro berria, ez dago ezta ziztrin aterperik ere xede honetarako… “motxilazalerik ez, eskerrik asko…”.

P.S.2.: Jendearen beherakada ez zen eguraldiarengatik bakarrik. Batzuk norabide honetan gogorragoa zelako utzi zuten eta 4-5 urteko haur txikiekin izena eman zutelako (gutxieneko adina aldatu genuen). Pablo dixit (gutxienez, bi familia).

Itzulketa: R. A. (milesker). 


Powered by Wikiloc

jueves, 2 de marzo de 2017

Miramon basoa. Comunicado de Lantxabe



Comunicado de Lantxabe

Las obras de mejora del Bosque felizmente han llegado a su final.

Se ha actuado sobre toda la superficie del bosque de 60 hectáreas,
en el que existen distintas especies arbóreas, roble del norte, roble
autóctono y pino insignis, plantados hace 70 años aproximadamente.

El primer eje de actuación del proyecto ha sido regenerar el
bosque, comenzando por la tala de los pinos, cuya vida suele
rondar entre los 30 y 40 años, y han sido sustituidos por robles. La
tala de acacias y leylandis han dado mayor claridad al bosque.
Un segundo eje ha sido unir el bosque con el barrio donostiarra
de Amara, a través de un camino de 685 metros, y de una preciosa
pasarela de acero galvanizado de 60 metros.

El tercero ha sido crear un aumento de la biodiversidad, realizando
plantaciones que atraigan a distintas especies animales y se han
creado nidos y zonas de protección.

Otra de las actuaciones significativas del proyecto ha sido la
plantación de manzanos alrededor del caserío Katxola, para
que la sidra que en la actualidad se elabora en el caserío pueda
elaborarse con su propia manzana.

Se ha hecho el Bosque más visible y más accesible, señalando
cuatro entradas básicas para recorrer sus caminos y senderos: por
Katxola-anfiteatro, por Mikeletegi, por Errotatxo y por Illunbe,
entrada que conecta con la nueva pasarela.

Y se ha dotado al Bosque y a sus caminos, cota 85 y otros más
secretos e intrincados, de una bonita y eficaz señalética.

Como se sabe el proyecto ha sido dirigido por Iñigo Segurola que
con el proyecto Miramon Basoa Roxario ganó el concurso de ideas
concebido por la vecindad para la regeneración del Bosque de Miramón.

Los técnicos y técnicas de Urbanismo Municipal han cuidado de que el proyecto llegue a feliz puerto.

Jon Begiristain ha diseñado la pasarela de acero galvanizado y Obegisa la empresa constructora.

El resultado ha sido un trabajo excelente.

Lantxabe
Aieteko Auzotarron Elkartea/Asociación de Vecinos de Aiete
Donostia 22 de febrero de 2017